Oda a la hamburguesa

Las claves para conseguir una hamburguesa perfecta en el Día Internacional de la Hamburguesa

A pesar de que la hamburguesa es considerada un símbolo de la gastronomía americana, sus orígenes guardan mucha relación con los comerciantes europeos de 1850. Y, si bien muchos se disputan el honor de haber sido los primeros en concebir esta maravilla hecha bocado, sus orígenes en sí poco importan. Con el devenir de los años la hamburguesa ha pasado a convertirse en una gastronomía en sí misma, en un símbolo de la vida moderna que abarca todo tipo de culturas y países.

Aprovechando que hoy se celebra el Día Internacional de la Hamburguesa, buscamos las claves para dar con la hamburguesa perfecta. Y si bien tal propósito se nos antoja algo utópico –al fin y al cabo se trata de un asunto muy subjetivo-, al menos sí nos proponemos proporcionaros consejos que marquen un punto de inflexión entre una simple hamburguesa y una hamburguesa con mayúsculas.

En algo, lo principal, estaremos de acuerdo: hay que poner mucho mimo a la hora de elaborarla, utilizar siempre la mejor materia prima y saber emplearla para sacarle todo el partido posible. Del mismo modo, necesitamos saber qué método de cocción es el más adecuado, así como disponer del equipamiento de cocina que nos permita ofrecer el resultado más cualitativo.

La preparación de la carne para una hamburguesa

Aunque estamos acostumbrados a las hamburguesas de ternera y pollo, lo cierto es que también podemos innovar creando nuevas versiones, con carne de pato e incluso filetes de pescado. Claro que lo clásico es clásico por algo, porque funciona. Así que siempre es buena idea hacerse de una mezcla de carne picada de primera calidad, de pollo y de ternera, por ejemplo. Es aconsejable que la carne esté picada al momento, así no se oxida. Para una versión light, apostar por carne de pavo, menos grasa, y para la opción vegana, nada como una hamburguesa de espinacas, de remolacha o de garbanzos.

Con qué aliñar la carne de la hamburguesa

Un buen truco es añadir un par de yemas de huevo batidas, de esta forma la hamburguesa nos quedará más esponjosa, voluminosa y no se desmenuzará al cocinarla. Podemos añadir ajo y cebolla a la mezcla, pero nunca en crudo; si cocinamos previamente este tipo de ingredientes, conseguiremos que la hamburguesa no se nos repita una vez degustada. Y por supuesto, la sal y la pimienta nunca pueden faltar; incluso podemos añadir un chorreón de soja para darle un gusto distinto.

La elección del pan para la hamburguesa

Es un asunto al que a veces no prestamos demasiada atención, si bien es también importante marcarse un detalle con el asunto del pan. Hay muchas clases distintas de bollitos y, en este sentido, influye mucho el gusto personal. A modo de recomendación, puede resultar interesante optar por un pan con un toque dulce, para darle un punto distinto a la hamburguesa. En cuanto a la pregunta, “¿pan tostado o no?” la respuesta es sí, el pan siempre tostado, ya sea a la plancha o con la tostadora. Un truco: añade un poco de mantequilla antes de tostarlo sobre la plancha… ¡delicioso!

Salsa secreta para hamburguesas

Dicen que en la salsa de las hamburguesas de McDonald’s reside el éxito de su comida, y es que lo cierto es que la salsa puede marcar un antes y un después también a la hora de degustar una hamburguesa. Hay muchas formas de innovar con una salsa, si bien el tridente ketchup-mayonesa-mostaza tiene siempre las de ganar. Podemos darle un toque distinto al ketchup si lo endulzamos un poco con un chorrito de miel; a la mostaza podemos imprimirle algo de “rock&roll” con unas hiervas aromáticas o una especia interesante y la mayonesa podemos prepararla con un deje picante, mezclándola con un poco de wasabi, por ejemplo.

Cómo condimentar bien una hamburguesa

El queso, el tomate, la lechuga o la cebolla no pueden faltar, ¿o sí? Los gustos personales siempre mandan, por eso algunos optan por omitir el tomate y otros coinciden en agregar un huevo y tiras de beicon a la hamburguesa para hacerla más sabrosa. Este punto hará que nuestra preparación resulte más calórica o más sana, todo depende del resultado que queramos conseguir. Como condimentos, destacar que podemos innovar con una buena salsa de aguacate, con tomates deshidratados o con hojas que sustituyan la aburrida lechuga y le den un toque más aromático, como la albahaca.

¿Cocinarla a la plancha o en aceite?

Hay distintas formas de cocinar una hamburguesa: podemos hacerlo a la plancha, en la barbacoa, frita en aceite e incluso en el horno (¡en nuestros hornos de brasa quedan fantásticas!). Las primeras opciones, sin embargo, son las más recomendables, ya que no añaden grasas extra a la preparación y el resultado es siempre bueno.

Un buen consejo es colocar la hamburguesa en la plancha de cocina siempre cuando ésta esté muy caliente, así no se nos pegará. Tampoco es recomendable añadir aceite a la plancha, la propia grasa de la carne debería bastarnos; además, crear una pequeña “costra” resulta interesante, pues permite que los jugos de la carne “explosionen” con cada mordisco.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Contacto

    • Movilfrit

      Av. Cornisa, 1-2ª Planta
      08690 Santa Coloma Cervelló
      Barcelona - España

      Tel. (+34) 936 301 453
      WhatsApp (+34) 634 975 873
      ventascentral@movilfrit.com

    • Síguenos